Consejos para reducir el impuesto sobre el patrimonio

Consejos para reducir el impuesto sobre el patrimonio

El impuesto sobre el patrimonio afecta a más de 200.000 contribuyentes en España. Es un tributo directo y personal que se aplica individualmente, no sobre ingresos anuales o transacciones, sino sobre el patrimonio personal de las personas físicas, y se calcula basándose en el valor de todos los bienes del sujeto pasivo. ¿Hay algún tipo de fórmula para reducirlo?

Tabla de contenidos

¿Quién debe pagar el impuesto sobre patrimonio?

Antes de ver cómo se puede reducir el impuesto sobre patrimonio debemos saber qué personas están obligadas a pagarlo. En este sentido, deben abonar este tributo aquella persona cuyos bienes (inmuebles, bienes afectos a actividades profesionales o empresariales, acciones, fondos, depósitos, objetos de arte y antigüedades, joyas, pieles, vehículos, aeronaves, derechos reales, derechos de la propiedad intelectual e industrial…) superen el mínimo exento de tributar. Este está fijado por encima de 700.000 euros, aunque hay algunos bienes exentos.

Si se supera el límite se deberá presentar la declaración del impuesto sobre el patrimonio y hacer frente al pago de lo que corresponda, que varía en función a la Comunidad Autónoma en la que se resida.

El gravamen del impuesto sobre patrimonio

Y, en caso de tener que pagarlo, ¿El impuesto sobre el patrimonio es muy elevado?. La realidad es que el porcentaje no es especialmente alto y, al igual que en el caso del IRPF, el tipo impositivo es progresivo. Es decir, va incrementándose conforme se superan ciertos tramos de valor del patrimonio. 

La cuantía no es exactamente coincidente para cualquier ciudadano, ya que en función de la Comunidad Autónoma de residencia pueden existir diferencias. En todo caso y como aproximación, podríamos considerar que el tipo impositivo puede situarse entre el 0,2% y el 2,5%.

Ese porcentaje tiene una aplicación por tramos, teniendo en cuenta solo lo que exceda del mínimo exento, es decir, a partir de los 700.000 euros. Por ejemplo, un patrimonio de 1 millón de euros tributaría por 300.000 euros que, al estar al comienzo de los tramos del impuesto, podría corresponderle un promedio del 0,25%, es decir, unos 750 euros. 

No obstante, si el patrimonio fuese de 2,7 millones de euros, descontando los 700.000 euros exentos, tendríamos que tributar por 2 millones de euros y el tipo promedio podría estar cerca del 1%, lo que nos aproximaría a los 20.000 euros.

A pesar de que el porcentaje del tipo impositivo no parece a simple vista preocupante, aplicado anualmente y sobre un patrimonio importante puede alcanzar cifras que, para la mayoría de los bolsillos, serían muy elevadas. 

Principales consejos para reducir el impuesto sobre patrimonio

Visto ya quién lo debe pagar la pregunta es, ¿Existen instrumentos o estrategias que nos ayuden a reducir el importe a pagar por este impuesto?

Sí las hay y a continuación repasaremos algunas: 

Apostar por planes de Pensiones y seguros PPA

Una de las fórmulas para reducir el impuesto sobre el patrimonio es recurrir a productos que están exentos del pago del mismo como son los Planes de Pensiones, los Seguros PPA, los de Dependencia y los de Ahorro e Inversión siempre y cuando cumplan ciertas características. 

Los Planes de Pensiones y los Seguros PPA son una alternativa interesante dado que, salvo situaciones especiales, tienen un carácter ilíquido hasta la edad de jubilación. Esto supone que los derechos consolidados que se consiguen con lo que se va aportando no tienen liquidez y, por tanto, no se incluyen en los bienes cuyo valor hay que considerar a la hora de pagar el impuesto sobre el patrimonio.

Contratar seguros de ahorro e inversión

Estos productos sí tienen que ser incluidos en el impuesto por el valor de rescate que a final de cada año se alcance. Ahora bien, si en estos seguros el tomador renuncia a en favor del beneficiario, al designarlo de forma irrevocable, se pierde el derecho de rescate y, por tanto, no hay que incluirlo en el impuesto.

No obstante, si se apuesta por este método cabe recordar que la Dirección General de Tributos considera que en estas situaciones el beneficiario de esta designación irrevocable tendrá que incluirlo en su declaración.

A través de estos métodos lo que se va acumulando no tributará por patrimonio y se puede conseguir un ahorro significativo según el patrimonio que se tenga y lo que se vaya capitalizando a medida que transcurra el tiempo.

Qué hacer ante un incremento del pago del impuesto de patrimonio

En el caso de que, por ejemplo, poseas un patrimonio inmobiliario elevado, tanto si ya pagas un alto impuesto de patrimonio en tu Comunidad Autónoma como si corres el riesgo de tener que pagarlo, tienes varias opciones para reducir o evitar el pago del Impuesto sobre el Patrimonio o de nuevos impuestos que graven el patrimonio.

La primera opción es cambiar la vivienda habitual. Otra de las alternativas es crear una sociedad patrimonial para gestionar el patrimonio, pues puede reducir sustancialmente el pago de este tributo. Asimismo, hacer donaciones a los hijos es una de las alternativas a las que más se suelen recurrir para reducir el nivel patrimonial y minimizar el impacto de este impuesto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos