¿Qué es y a quién afecta el impuesto a grandes fortunas?

¿Qué es y a quién afecta el impuesto a grandes fortunas?

El impuesto de las grandes fortunas es una tributación que no existe como tal en España, pero cuya propuesta ha estado en el debate público en los últimos tiempos. ¿En qué consiste esta tributación y cuál es la diferencia sobre los impuestos recaudatorios que existe en la actualidad?

Tabla de contenidos

La propuesta del impuesto de grandes fortunas en España

En España, más allá del IRPF y el de patrimonio no existe el concepto de impuesto de grandes fortunas. La idea de esta nueva tributación salió a escena cuando Unidas Podemos lanzó esta nueva propuesta. En su programa electoral la formación morada apostaba por la creación de “un impuesto para las grandes fortunas que grave los grandes patrimonios con el fin de recaudar un 1% del PIB de patrimonios superiores a un millón de euros, y de forma progresiva”.

Para ser más exactos, esta nueva figura impositiva proponía gravar con un 2% los patrimonios de más de un millón de euros. Y, desde ese punto, que el gravamen aumentase progresivamente hasta el límite del 3,5%, que sería para aquellos patrimonios que superasen los 100 millones de euros.

¿Y cuál es la escala de esta propuesta en términos impositivos? Lo que pretende el programa son tramos progresivos. De este modo, puedes anticipar a partir de cuándo te afectaría ese supuesto impuesto de grandes fortunas. 

  • Patrimonios de más de 1 millón de euros y menos de 10 millones– 2%
  • Patrimonios entre 10 y 50 millones de euros – 2,5%
  • Patrimonios entre 50 y 100 millones de euros – 3%
  • Patrimonios de más de 100 millones – 3,5%

Para calcular directamente de qué forma te afecta a nivel patrimonial el pago de este impuesto hay que tener en cuenta que la propuesta fijaba la exención de la primera vivienda hasta un valor de los 400.000 euros. El valor del inmueble en el que reside no se sumaría al cálculo total si no se supera esa cantidad. La tributación, por tanto, sustituiría al Impuesto sobre el Patrimonio actual.

La referencia de los “impuestos solidarios”

Francia, Alemania, Bolivia… Algunos países apuestan por una figura similar al del impuesto a las grandes fortunas o de patrimonio. Y todo viene por una mayor concienciación social sobre la distribución de la riqueza. 

“En todo el mundo se observa una mayor conciencia de la creciente riqueza y las desigualdades de ingresos, combinado con una mayor conciencia de que nuestro sistema fiscal no está a la altura de este problema”, asegura David Gamage, profesor de derecho de la Universidad de Indiana, que es uno de los precursores de la tributación a los grandes patrimonios. 

Francia y Alemania son dos de los principales ejemplos sobre la aplicación de los impuestos que denominan como solidarios. En el caso germano, tras la caída del Muro de Berlín, el gobierno del país ya unificado fijó un impuesto especial para recaudar capitales y así ayudar a la reconstrucción del país. 

Actualmente, solo el 3,5% con mayores ingresos (a partir de los 110.000 euros anuales) sigue pagando este impuesto, puesto que Angela Merkel flexibilizó su pago a mediados del 2019. Justo en plena pandemia, cuando la crisis sanitaria generó una gran incertidumbre sobre los contribuyentes germanos. 

Por su parte, en Francia, el impuesto solidario no se aplica sobre los ingresos sino sobre el patrimonio. El sistema tributario francés cuenta con un gravamen especial con alícuotas de entre 0,5% y 1,5% para aquellas fortunas que superen los 1,3 millones de euros y fue implementado por primera vez en 1981, eliminado en 1986 y reimpuesto, nuevamente, en 1988

En el año 2017, por iniciativa del presidente Emmanuel Macron, el impuesto solidario fue reemplazado por un tributo que buscó gravar principalmente los patrimonios inmobiliarios. Por tanto, la cantidad de contribuyentes alcanzados pasó de 350.000 a cerca de 150.000 euros.

El Impuesto de Patrimonio, la tributación actual sobre los capitales altos

Hasta ahora no existe la figura del impuesto de las grandes fortunas en España como tal. Eso sí, hay una tributo parecido a la de Francia o Alemania, que es el Impuesto sobre Patrimonio.

Gráfico recaudación impuesto patrimonio

¿Y quién paga este impuesto? Pues al igual que ocurre con el IRPF, en principio todas las personas físicas están sujetas a su pago. Lo que sucede es que solo un reducido número de personas son las que cumplen los requisitos para, efectivamente, tener que presentar la declaración del impuesto sobre el patrimonio. Y este requisito no es otro que disponer de un patrimonio bruto superior a los 2 millones de euros. 

No obstante, los primeros 700.000 euros están exentos y  hay enorme lista de bienes y derechos que quedan al margen del pago. Esto a la práctica supone que una persona con un patrimonio bruto de más de dos millones de euros puede estar obligada a presentar declaración pero no forzosamente le saldrá a pagar. 

De este modo, este tributo tan solo afecta a los sujetos con un patrimonio bruto superior a los 2 millones de euros, excluyendo hasta 300.000 euros del valor de la vivienda habitual y los primeros 700.000 euros exentos de manera generalizada. No obstante, hay comunidades autónomas, como es el caso de Aragón, Cataluña, Extremadura y Valencia, que aplican unos límites distintos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos