Qué son las leyes de Cuba y cómo pueden afectar a tu herencia

Qué son las leyes de Cuba y cómo pueden afectar a tu herencia

Cuando hablamos de herencias hay algunos conceptos que se deben tener  muy claros, ya que pueden afectar de manera directa o indirecta a la recepción de la misma. Una de estas cuestiones es la legislación, y entre las regulaciones más antiguas y controvertidas encontramos las leyes de Cuba. Veamos qué son, cómo funcionan y de qué manera pueden repercutir en el patrimonio que se hereda.

Tabla de contenidos

El origen de las leyes de Cuba

Pues bien, ¿En qué consisten las leyes de Cuba y cómo pueden afectar a la herencia? La respuesta a esta pregunta la encontramos en la Ley Hipotecaria de España, cuya aprobación se produjo en 1946, aunque se han producido varias modificaciones en el camino. Algunos ejemplos son la normativa del 2/1981 o la Ley 41/2007 que modificaba la anterior.

Entrando de lleno en el texto, esta ley contiene -o más bien contenía- un artículo que puede no llamar mucho la atención inicialmente, pero que puede suponer alguna que otra sorpresa poco agradable para los herederos. Este es el artículo 28, que afecta a las inscripciones de los bienes recibidos a través de una herencia.

Este fragmento es el que se conoce como la Ley Cuba. Esto se debe a que el artículo entró en vigor muchos años atrás. En concreto, en el Siglo XIX. La legislación en aquel momento buscaba proteger las herencias de las personas que vivían en las colonias y que los hijos emigrados de españoles tuviesen tiempo de regresar cuando sus padres falleciesen y poder así reclamar la parte que les correspondía de los bienes heredados.

La realidad de aquel momento poco tienen que ver con la actual, puesto que ya no existen las colonias españolas y la velocidad para cubrir distancias transatlánticas es mucho mayor que antaño. No obstante, hasta hace muy poco la normativa seguía vigente.

El texto de las leyes de Cuba y su explicación

Profundicemos respecto a esta legislación controvertida. El texto dice lo siguiente: “Las inscripciones de fincas o derechos reales adquiridos por herencia o legado, no surtirán efecto en cuanto a tercero hasta transcurridos dos años desde la fecha de la muerte del causante. Exceptúense las inscripciones por título de herencia testada o intestada, mejora o legado a favor de herederos forzosos”.

¿En qué se traduce esto? Básicamente en que hasta que no transcurran 24 meses desde la muerte del propietario, la inscripción a nombre de los nuevos propietarios no tiene efectos para los herederos no forzosos, que son todos aquellos que no sean hijos, nietos, bisnietos, padres, abuelos o cónyugues del fallecido.

Y no solo eso, sino que en ese periodo –dos años– pueden aparecer otras personas reclamando parte de esa herencia.

El artículo, por tanto, nace para proteger al heredero real frente al aparente siempre y cuando no exista un testamento. Dicho de otro modo, no se puede aplicar para los inmuebles que han sido legados a través de un testamento.

¿Qué implicaciones tienen las leyes de cuba sobre los bienes heredados?

Llegados a este punto, seguramente puedas plantearte cuáles son las implicaciones concretas que tienen las leyes de Cuba en lo que a los trámites de las herencias se refiere. En este sentido, es una normativa que, además de demorar la transmisión de los inmuebles, tiene consecuencias financieras negativas para el heredero.

Esto se debe a que las entidades bancarias consideran arriesgado conceder una hipoteca sobre una vivienda en esta situación. La inseguridad de que puedan aparecer en escena algunos herederos que reclamen la propiedad o su reparto afectaría tanto a potenciales compradores como a los bancos.

Asimismo, en casos extremos, el comprador puede llegar a hacer frente a la hipoteca y quedarse sin esa vivienda.

La crisis sanitaria ocasionada por la pandemia ha provocado que se dé la importancia a las consecuencias de este artículo 28 de la Ley Hipotecaria. La tasa de mortalidad cada vez mayor supuso también más muertes inesperadas y sin testamento.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística, reflejan 85.186 transmisiones de la propiedad de viviendas por herencias en España entre enero y mayor. Esto supone una media de 564 diarias. Es decir, el número más elevado desde el año 2007, ejercicio en el que comenzó a datarse la serie histórica.

Para hacer frente a esta situación el Gobierno actúo y el BOE ya ha publicado la rectificación Leyes de Cuba justificándolo en que «los supuestos que eventualmente este artículo está llamado a proteger son muy residuales en comparación con el perjuicio que ocasiona en la sucesión de colaterales y extraños y la perturbación del tráfico, generando situaciones antieconómicas«.

Las alternativas que tiene el comprador si la vivienda está sujeta a las leyes de Cuba

¿Y qué opciones puede barajar el comprador si adquiere una vivienda que está sometida al artículo 28 de la Ley Hipotecaria? Pues bien, la primera que se debe tener en mente es intentar llegar a un punto común. Es decir, tratar de alcanzar un acuerdo con los propietarios para realizar un alquiler con opción a compra hasta que termine ese periodo de dos años.

De este modo, no entraría en peligro la operación de compraventa si apareciese un nuevo heredero. Si fuera el caso, sería el heredero quien continuaría con el proceso de compraventa o rescindiría el contrato cuando termine, pero el comprador no estaría asumiendo ningún tipo de compromiso.

Otra de las posibilidades, no tan conocoida, es pignorar la hipoteca. Esto se traduce en que la entidad bancaria retiene como “prenda” una cantidad de dinero al vendedor, al que se le irá devolviendo progresivamente. Así, el banco se garantiza no perder el capital que ha otorgado.

¿Cuándo se deroga la normativa?

La eliminación de este artículo puede haber pasado algo desapercibida. Esto se debe a que el BOE incluye este cambio dentro de la reforma de apoyo a las personas con discapacidad, que se publicó el pasado 3 de junio de este mismo año.

El ejecutivo expone en el BOE un periodo transitorio de 3 meses que concluyó el 3 de septiembre de este mismo año.

Nueva llamada a la acción

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos