¿Puede el banco imponer un seguro de vida con la hipoteca?

¿Puede el banco imponer un seguro de vida con la hipoteca?

Es muy habitual que al contratar un préstamo hipotecario el banco quiera imponer productos vinculados entre los que se encuentra el seguro de vida de la hipoteca. La cuestión es… ¿Puede el banco imponer este producto a la hora de firmar el contrato? Hay algunas claves que se deben tener en cuenta. 

Tabla de contenidos

El concepto del seguro de vida para la hipoteca

Primero de todo, hay que aproximarse al término para conocer realmente lo que se está tratando en cuestión. En este caso concreto, el seguro de vida para la hipoteca es un producto que no deja de ser una póliza de vida de riesgo, por lo que cubre el importe del crédito hipotecario en el supuesto de que la persona hipotecada fallezca o sufra algún accidente que le imposibilite. 

Es por eso por lo que es uno de los seguros más interesantes que se deben tener en cartera cuando se compra una casa. Asimismo, es aconsejable para trabajadores, puesto que estarán cubiertos ante alguna incapacidad que haga que no puedan seguir desempeñando su actividad profesional. Más aún en el caso de los autónomos. 

No obstante, la realidad es que no todos los seguros de vida cubren lo mismo ni son iguales. Hay varios matices en función de la póliza. Muchos solo cubren el capital del dinero prestado en el caso de que fallezca el titular, y otros cubrirán los casos de la invalidez temporal o permanente.  La letra pequeña importa. 

En el caso de que se contrate un seguro de vida con el banco, se aconseja que previamente informarse sobre todos los supuestos que cubre. Asimismo, si se responde por el conjunto del endeudamiento acumulado por la compra de vivienda o solo por una parte. También, cuál es la fecha del vencimiento. 

¿Por qué es recomendable el seguro de vida? 

El siguiente aspecto que tratar es si, verdaderamente, compensa tener un seguro de vida vinculado al capital de la hipoteca. ¿Compensa? Hay que tener presente algunos factores por los que puede ser interesante. 

Se aconseja que, en aras de proteger a la unidad familiar, se disponga de un producto de este tipo. ¿A qué se debe? Básicamente, porque se evita que la deuda que del titular se aplique al cónyuge, hijos o cualquier heredero.

Dejar una vivienda como herencia siempre es positivo, pero no un endeudamiento que pueda lastrar sus finanzas personales en el futuro. 

¿Es obligatorio el seguro de vida con un préstamo hipotecario?

Una vez entendido el concepto multitud de usuarios se cuestionan si de verdad existe la obligatoriedad de contratar un seguro de vida con la hipoteca, puesto que en la mayoría de los paquetes de ofertas de las entidades bancarias incluyen determinados productos vinculados –entre los que se encuentran este seguro– para abaratar los intereses del crédito.

¿Entonces puede obligar el banco a contratar el seguro? La respuesta es que no. Lo único que puede hacer la entidad financiera es, efectivamente, encarecer la cuota de la hipoteca en el caso de que el cliente no contrate esta póliza –que al final sirve como un mecanismo de protección ante la peor de las eventualidades que se pueden producir en la vida del crédito: en especial el fallecimiento del titular–. 

En el banco no se puede hablar al usuario de un seguro de vida obligatorio. No existe ley alguna que permita a la entidad bancaria a imponer la contratación de su seguro de vida. En realidad, está prohibido. Y es que la legislación actual no permite imponer la contratación de ningún producto vinculado a un crédito. 

De hecho, la ley de crédito hipotecario pretende evitar las prácticas que algunas entidades realizan para la concesión de una hipoteca. Eso sí, aunque la ley lo impide, la realidad es que en ocasiones los bancos intentan sortearla con el ajuste de sus ofertas. 

En definitiva, un seguro de vida junto a la hipoteca puede contar con ventajas, por lo que resulta razonable que la entidad financiera ofrezca dicho producto, pero en ningún caso puede exigir su contratación. El cliente siempre deberá poder valorar los precios y coberturas del mercado para así optar por la póliza que más le convenga.

https://www.youtube.com/watch?v=6LHuaaix9Lw

Las excepciones y los regateos de los bancos

No obstante, el banco intentará obligar a tener el producto contratado con ellos, aún en contra de lo que marca la ley. En el peor de los supuestos y si el cliente lo ha firmado en las escrituras, la entidad puede obligar al usuario, y si lo ha firmado en escrituras, a tener un seguro en el que ellos sean los beneficiarios. Se ha de conocer, frente a esta situación, que en ningún caso pueden obligar a sellar la póliza con la compañía.

Así, suelen poner penalizaciones en el tipo de interés o condicionan el préstamo a que se acepten las vinculaciones. Por lo que hacen del seguro de vida hipotecario una cuestión casi obligatoria. Es una trampa dentro de la ley.

Pueden llegar a exigir que el seguro se formalice con la compañía aseguradora que ellos quieren, imponiendo sus condiciones, lo cual está totalmente prohibido por ley (directiva europea sobre hipotecas y seguros). 

Para evitar esta práctica se debe anticipar y no mostrar miedo ante la entidad financiera. Existen formas legales para evitar este tipo de abusos. Cualquier póliza de seguros, y, por tanto, el seguro de vida para la hipoteca también se puede cancelar avisando a la compañía con un mes de antelación. Así, es posible cancelar un seguro de vida vinculado a una hipoteca.

Las hipotecas sin vinculación, una alternativa

En el caso de que como cliente no se quiera tener ningún producto vinculado a la hipoteca y se opte por contratar estos individualmente, ha de conocerse que en el mercado existen bancos que no te exigirán nada para conseguir su hipoteca en las mejores condiciones posibles

Por tanto, el cliente tendrá autonomía total para tomar la decisión sobre cuál es la compañía adecuada con la que contratar un seguro sin que ello interfiera en el interés que se tendrá que pagar por la hipoteca

A ello hay que sumarle que algunas de estas hipotecas son igual de competitivas que las que suelen reducir el interés a cambio de que se contraten ciertos extras. De hecho, incluso, puede que tengan condiciones más ventajosas.  

Nueva llamada a la acción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos