¿Cómo calcular mi capacidad de endeudamiento?

¿Cómo calcular mi capacidad de endeudamiento?

La capacidad de endeudamiento es una de las medidas que utilizan las entidades financieras para proceder a conceder un préstamo, ya sea una hipoteca o un crédito de consumo. Sin embargo, muchos usuarios se cuestionan de qué manera se puede calcular esta variable para obtener resultados más concretos. 

Tabla de contenidos

El ratio que mide el nivel de deuda que puedes asumir

En muchas ocasiones suele tenerse la sensación de que el sueldo no rinde para los sus gastos, y que tampoco alcanza para invertir en algo en lo que se desea. Eso quiere decir que es hora de poner en orden los consumos para determinar la capacidad de endeudamiento y saber si es conveniente recurrir a un crédito y por cuánto dinero.

La capacidad de endeudamiento se mide por lo que se conoce como la ratio ingresos/deuda. Es el total de los pagos mensuales del dinero que se debe dividido por los ingresos mensuales brutos que se perciben. 

Esta relación sirve de ayuda a los prestamistas a determinar si el cliente podrá devolver su préstamo a tiempo y realizar sus pagos mensuales. Cuanto mayor sea el porcentaje, más dificultades tendrá el usuario para pagar sus deudas mensuales, al disponer de menos margen de error en caso de una emergencia o un presupuesto deficiente. Sin embargo, cuanto menor sea la ratio, más prestamistas podrán ver al individuo como un prestatario de confianza.

Antes de obtener un préstamo, es recomendable hacer el cálculo de la relación deuda/ingresos para comprender qué están siguiendo de cerca las entidades bancarias el nivel de riesgo para conceder una financiación determinada y si se dispone de suficiente dinero cada mes para el abono de las cuotas.

Esta relación, al final, es el porcentaje de los ingresos brutos mensuales que se destina al pago de la deuda. Es importante no confundirla con la utilización del crédito, que representa la cantidad de deuda que se asume en relación con los límites de la tarjeta de crédito o de una línea de crédito determinada.

La capacidad de pago es un factor clave para determinar la posibilidad de cubrir deudas a corto plazo y, además, es un dato fundamental que la entidad financiera va a considerar antes de desembolsar un préstamo.

Muchos bancos, especialmente en los préstamos hipotecarios y de automóviles, utilizan su relación deuda-ingresos para calcular la cantidad de dinero que te pueden prestar, teniendo también en cuenta los ingresos actuales del cliente o el volumen de ahorro. Pero la parte de la deuda es muy importante. 

Por ejemplo, un prestamista hipotecario usará la capacidad de endeudamiento medida por esta ratio para calcular el pago de la hipoteca que puede manejar después de pagar el resto de deudas mensuales.

Cómo calcular tu endeudamiento actual

Se puede calcular la capacidad de endeudamiento dividiendo los ingresos brutos mensuales entre los pagos mensuales de deuda:

  • Deuda mensual / ingreso bruto mensual = ratio de endeudamiento

El primer paso para hacer el cálculo es fijar cuánto se gasta cada mes para acometer el pago de la deuda. Para ello, se han de sumar la totalidad de todos los pagos mensuales entre los que se encuentran hipoteca o alquiler, los pagos mínimos con tarjeta de crédito, préstamo de compra de un vehículo, y otras líneas de crédito. 

Luego, es relevante centrarse en la parte de los ingresos, ya sean recurrentes o extraordinarios –en cuyo caso habría que realizar un promedio de lo que percibes mes a mes–. Así, con estos dos datos se puede saber el nivel de endeudamiento que se tiene en la actualidad.

Cómo saber mi capacidad de endeudamiento

Una vez que se conoce cómo calcular el nivel de solvencia actual es necesario saber cuál es la capacidad de endeudamiento a nivel individual. A este respecto, cabe decir que los expertos calculan que el límite de capacidad de endeudamiento es entre un 35% y 40% de los ingresos netos mensuales. Es decir, el resultado de la resta de los ingresos totales y los gastos fijos en un mes.

Las fórmulas que se pueden emplear

Por consiguiente, ya que conoces los ingresos y gastos de primera mano es importante que multipliques el resultado por un 40% (0,40), que es el límite máximo que fijan las entidades españolas para conceder un préstamo. La cifra es la cantidad que se puede destinar a una deuda. La fórmula anual, en concreto, es esta:

  • Capacidad de Endeudamiento = (Ingresos Mensuales – Gastos Fijos) x 0,40

Mientras que la fórmula matemática para calcular la capacidad de endeudamiento mensual es la que se puede ver a continuación:

  • Capacidad de endeudamiento = (Ingresos totales – Gastos fijos y variables) x 0.35.

Pero vayamos a un ejemplo concreto para que pueda visualizarse de una forma más correcta y, a nivel de usuario, se pueda establecer una mejor composición de lugar.

  • Capacidad de endeudamiento = (15.000 euros – 8.000 euros) x 0.35.
  • Capacidad de endeudamiento = 7.000 x 0,35.
  • Capacidad de endeudamiento = 2.450 euros al año.

Tomando como referencia este ejemplo específico, esa persona podrá destinar 1.400 euros al año de deudas, es decir, 204 euros al mes.

El cálculo del endeudamiento ayuda para encontrar las metas de ahorro

Aplicando la fórmula para conocer la capacidad de endeudamiento, se podrá adquirir una deuda inteligente para no poner en riesgo en ningún momento las finanzas personales. Además, después de restar a los ingresos, los gastos y el pago de deudas, esta fórmula deja al ahorrador un porcentaje que se puede destinar a las metas de ahorro. 

También, es aconsejable, por parte de los planificadores financieros, tratar de mirar más fuentes de ingresos para aumentar la capacidad de endeudamiento, para así poder acceder a mejores tipos de interés y a mejores créditos.

Finalmente, para saber cuánto dinero se puede gastar en las próximas compras, es fundamental tener un presupuesto y una planificación financiera adecuada para darle el seguimiento apropiado. Se puede llevar el registro mediante Excel o una app móvil que puede servir de ayuda para registrar y categorizar los gastos de manera automática. Así se pueden observar los excesos y las oportunidades de inversión. 

Nueva llamada a la acción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos